25 marzo, 2014

Orange is the new black


Nombre: Orange is the new black
Año: 2010
Autor: Piper Kerman
Calificación:


Sobre la autora...

Tras pasar más de un año en la cárcel por blanqueo de dinero, Piper Kerman decidió narrar su experiencia en Orange is the new black, libro que ha servido de inspiración para la famosa serie del mismo nombre. Actualmente trabaja de consultora de comunicación para aquellas fundaciones filantrópicas dedicadas a apoyar a mujeres reclusas.

Podéis imaginar qué me llamó la atención de este libro. Soy fan de la serie y en cuanto lo vi me enamoré de él, quise tenerlo desde el primer momento. Por suerte, alguien escuchó mis plegarias y lo tuve al poco tiempo. Pronto empecé a leerlo entusiasmada; quería conocer la verdadera historia que se encontraba tras la serie... y tengo que admitir que me desilusioné. Ni cocineras que te matan de hambre. Ni drogadictas religiosas. Ni siquiera rollos lésbicos en primera persona. Vamos, en lo único que se parecían era en cómo acabó en la cárcel por culpa de un romance peligroso.

Aún así, en ese empeño en terminar las cosas que parece que sólo me persigue en estos casos, continué leyendo y descubrí maravillada que esa no era la historia que nos cuentan en la televisión, llena de momentos hilarantes y totalmente geniales, pero tenía algo que la otra no tenía: era real. Piper Kerman realmente estuvo en la cárcel,  no es la chica miedica y casi sin personalidad que aparece en la serie, es una mujer luchadora, una mujer guerrera, a la que no se le cae ningún anillo por tener que trabajar de electricista tras haber vivido siempre una vida llena de lujos y comodidades, una mujer que está dispuesta a sacarle el máximo partido a la cárcel.

No. Sí queréis una copia barata de la serie no es lo que os encontraréis. Y hasta que no dejéis de intentar buscar sus similitudes desesperadamente no podréis disfrutarlo. Sus reflexiones, sus críticas hacia el sistema carcelario americano y cómo nos cuenta que es posible encontrar cosas buenas en un sitio como la cárcel es lo que merece la pena de este libro. No es una obra maestra, ni mucho menos. Seguramente Piper Kerman no vuelva a escribir un libro en su vida y se nota a la legua que no es una erudita de las palabras. Aún así, que te cuente de una manera entre tierna y ruda cómo es la vida en la cárcel hace de este libro algo único e incapaz de imitarse. Porque a veces cuesta creer que cosas así realmente pasen... pero pasan.

Por cierto, la foto de la izquierda es de ella y su marido Larry, quien estuvo apoyándola en todo momento mientras se encontraba en la cárcel. Me hizo mucha gracia, es un tanto bucólica. Además, no me imaginaba a Larry con ese aspecto.

Por cierto, si no os habéis visto la serie os la aconsejo totalmente. De lo mejor que he visto. Ambas historias, con sus pros y sus contras, son geniales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario