12 mayo, 2014

Otra tierra


Nombre: Otra Tierra
Nombre original: Another Earth
Año: 2011
Género: drama, ciencia ficción
Director: Mike Cahill
Calificación:

         



Rhoda Williams (Brit Marling) tiene toda una vida por delante, le encanta observar el universo pero también disfruta de una alocada vida adolescente. La noche en que se descubre un planeta que alberga vida acercándose a la Tierra, todos sus sueños se ven rotos en pedazos cuando produce un accidente de coche en el que mueren en el acto una madre y su hijo mientras el padre, un famoso compositor, queda en coma. Cuatro años más tarde, al salir del correccional de menores, Rhoda participa en un concurso sin muchas esperanzas de ganar para ir a Tierra2, que ya se encuentra tan cerca que se ve de día en el cielo. Mientras espera los resultados, la muchacha conoce a John Burroughs (William Mapother), el hombre que perdió a su mujer y a su hijo en aquel trágico accidente, y decidida a pedirle perdón se dirige a su casa, pero no encuentra el valor necesario para hacerlo, por lo que empieza a trabajar para el con la esperanza de mejorar un poco su vida, triste y deprimente desde aquel día.


Antes que nada, esto no es una historia de ciencia ficción con naves espaciales, alienígenas y rayos láser es, por encima de todo, un drama. Es la historia de una mujer atormentada por un error que destruyó su propia vida y la de un hombre, así que no vayáis con las expectativas altas en ese sentido porque entonces os defraudará. Mucha gente se queja justamente de este hecho, pero en mi opinión Tierra2 es simplemente un complemento que le da muchísima originalidad a una historia íntima y desgarradora que muestra justamente cómo nos sentiríamos todos si nos pasase algo parecido.

A mi personalmente me ha encantado, expone una situación donde observamos las dos caras de una moneda: la del inocente que ha perdido todo y el de la alocada adolescente con un fuerte sentimiento de culpabilidad que le impide continuar su vida normalmente. Los comentarios entre ambos y su clara conexión, además de la manera espontánea de actuar de Brit Marling y William Mapother, son una de las mejores cosas de esta película; es curioso como justo quien te ha producido el daño es capaz de curarte.

Mis expectativas sobre la película eran bajas pero las ha superado con creces, sólo puedo quejarme de un final que deja con ganas de más y un uso excesivo de la cámara en mano, que a veces llega a cansar. Por lo demás, es una historia que recomiendo a todo el mundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario