12 diciembre, 2014

Exodus: dioses y reyes


Título: Exodus: dioses y reyes
Título original: Exodus: gods and king
Año: 2014
Director: Ridley Scott
Género: Acción, drama, aventura
Puntuación:


No sé ni por dónde comenzar a destripar esta película. Quizás debería empezar contando que lo primero que se oyó nada más acabar fue un "menuda puta mierda" del público, que no he visto tantos aparatos electrónicos sacados en medio del cine o que es la nota más baja que he puesto desde que inicié este blog.

Empezaré con las cosas buenas, que han conseguido que Exodus no tenga un terrible suspenso. Los efectos especiales son increíbles y las plagas de Egipto llegan a dar verdadera grima, hasta el punto que sientes más pena por el pueblo egipcio que por los esclavos hebreos, pero esto es algo que no sirve para salvar la película. La versión de Ridley Scott de un Dios niño que actúa por venganza quizás sea lo más original, junto con la explicación científica que nos cuelan sutilmente sobre las plagas, apoyando lo religioso sobre algo científico.

                                     

Por lo demás, la película se hace lenta. El principio no engancha, el final no te deja un buen sabor en la boca y es lo que ocurre en el medio lo único que consigue que prestes un poco de atención. Christian Bale tarda en salirse del papel de Batman y no es hasta la mitad de la película que empiezas a imaginártelo realmente como Moisés, Joel Edgerton interpreta a un faraón sin chicha que casi parece haber llegado al poder por pura casualidad, un poder que ni él mismo sabe controlar, y Aaron Paul, cuyas frases son contadas en toda la película, está tan mal caracterizado que no sabes si va a traicionar a Moisés en cualquier momento o no - no porque lo haga mal él, sino porque habla tan poco y observa tanto que da la sensación de que tiene que esconder algo, aunque luego no ocurra nada -.

El fallido intento de Ridley Scott te dejará con ganas de tragarte de nuevo El príncipe de Egipto, con la que seguramente disfrutarás más que con Exodus. Perdón por la expresión, pero esto no es más que una mierda perfumada con olor a peliculón.


5 comentarios:

  1. Clap, Clap, Clap, y se cierra el telón.

    Cuanta razón tienes, mientras la veía pensaba "me gustaba más el príncipe de Egipto".

    Mucho dinero gastado, para nada.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me daba mala espina esta película desde el primer tráiler, y por lo visto no estaba equivocado. Ridley Scott es capaz de lo mejor y de lo peor.

    ResponderEliminar
  3. Aunque hay cosas que no comparto, sí que opino también que ha sido un gran intento fallido de Scott. Aun así, a mí sí que me consiguió entretener. Pero es verdad que tiene muchos grandes fallos en los personajes. El peor, el de Paul.

    ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar
  4. Vamos que mejor quedarse con Los 10 mandamientos con Heston y Yul Brinner.

    ResponderEliminar
  5. Para no gustarte mucho le has puesto una nota decente :P

    Yo creo que esta peli ha sufrido recortes en la sala de montaje, de ahí lo de ciertos personajes (me sorprende que no hayas mencionado a Sigourney Weaver, que aparece como que poco).

    No es lo mejor de Scott, pero está bastante apañada ^^

    Saludos.

    ResponderEliminar