20 abril, 2015

Horns


Título: Horns
Director: Alexandre Aja
Género: Drama, fantasía, horror
Año: 2015
Puntuación:


Daniel Radcliffe vuelve a intentar desencasillarse de un papel que le marcará de por vida haciendo de un desgraciado chico de pueblo, Ignatius Perrish, al que acaban de acusar del asesinato de su novia. Con esto como introducción, nos vamos adentrando en una historia donde se mezcla el drama, el humor y la fantasía. Una película que va dejando poco a poco de tener sentido hasta acabar en un final que te deja preguntándote a quién se le habrá ocurrido hacer algo como esto.

No os equivoquéis, la película me gustó hasta ese momento, aunque es más rara que un perro de verde, pero está claro que, sabiendo de antemano que el argumento es el de un muchacho al que le salen cuernos y que, gracias a ellos, todo el mundo le cuenta sus trapos sucios, no estamos ante una historia normal y corriente. Una apuesta arriesgada, ciertamente.


Ig Perrish pronto decidirá usar este nuevo poder para descubrir quién mató a su novia, Merrin Williams (Juno Temple) pero, cuanto más tiempo pasa, más se va transformando en el demonio que todos creen que es - con Nagini como mascota y todo -.

Lo mejor de la película es, sin duda alguna, las cosas que hace la gente al encontrarse frente a frente con los cuernos. Esto produce situaciones muy graciosas y otras verdaderamente tristes, porque nadie está preparado para escuchar los pensamientos más oscuros de sus seres queridos.

Como ya os comentaba antes, aunque la película es rara de por sí, todo va bien hasta el final. Ahí ya todo carece de sentido. Es más, si el final hubiese sido diferente seguramente le hubiese puesto más nota, pero es que llega un punto en que empiezas a verlo y piensas seriamente cómo a alguien se le ha ocurrido invertir en algo como eso.

Por lo demás, a mi no me desagradó. Todo se apoya en el papel de Daniel Radcliffe, pero el resto de los personajes son imprescindibles para revelar el asesinato de Merrin. Aunque, en mi opinión, el objetivo de la película no es resolver el caso, sino mostrar cómo la estigmatización puede acabar convirtiéndote en lo que todo el mundo piensa que eres.

Y eso es lo que le ocurre a Ignatius Perrish, que de tanto acusarle de demonio acaba convirtiéndose en uno.




2 comentarios:

  1. Una crítica genial, la cinta no me llama nada, ni siquiera curiosidad, pero puede que termine viéndola.

    Por cierto, como está Daniel en su papel??

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no lo hace mal, pero cuesta no pensar en él como Harry Potter jajaja

    ResponderEliminar