06 octubre, 2015

¡Olvídate de mí!


Título: ¡Olvídate de mí!
Título original: Eternal Sunshine of the Spotless Mind
Año: 2004
Director: Michel Gondry
Género: Ciencia ficción, romance, drama

Con un nombre tan cutre como el que le dieron a esta película en español difícilmente te entran ganas de verla. Te imaginas una comedia ñoña, romántica, con escenas que ya has visto una y mil veces en este tipo de películas, pero la verdad es que Eternal Sunshine of the Spotless Mind (como pienso llamarla, ya que el otro nombre no hace honor a esta película), está muy alejada de estas cosas. Para que veáis el poder de un buen título.

Podría pasarme horas y horas hablando del mal escogido título en español, pero mejor ir a lo interesante, que es la película en sí.

Joel (Jim Carrey) y Clementine (Kate Winslet) pasan por una mala racha en su relación, pero lo que él no espera es que, tras una gran discusión, Clementine decida acudir a una extraña empresa que promete hacer desaparecer todos los recuerdos que se tengan sobre una persona en concreto, como si nunca hubiese existido en tu vida. Cuando Joel se entera de la exagerada decisión que ha tomado Clementine ya es demasiado tarde así que, disgustado y rabioso por dentro, decide someterse al mismo proceso. Lo que no espera es que, mientras los recuerdos van aflorando en su memoria a la vez que se van borrando, vuelva a nacer su amor por Clementine y tenga que pasar una larga noche luchando por no olvidar al amor de su vida.

Las mejores escenas son, sin duda alguna, las que muestran a un confundido Joel luchando en su propia mente por ocultar a Clementine de esa máquina capaz de borrar los recuerdos. Esto da la oportunidad de crear escenas muy creativas y realmente curiosas, a la vez que permite conocer un poco más al personaje mediante sus recuerdos, así como a  su imperfecta y a la vez preciosa relación.



Casi toda la película ocurre en esa tormentosa noche, y es en esta parte cuando los personajes secundarios adquieren más protagonismo, hasta que Eternal Sunshine of the Spotless Mind se convierte en dos historias que transcurren a la vez. Conocemos a Stan (Mark Ruffalo) y a Patrick (Elijah Wood), los encargados de borrarle la memoria a Joel, pero también aparecen otros personajes como Mary (Kristen Dunst) o el creador de todo el proceso, el doctor Mierzwiak (Tom Wilkinson). Todos están correctos en sus papeles, cumpliendo su función a la perfección, pero Kristen Dunst es la que más importancia adquiere.

No hay que olvidar que la película es una historia de amor, pero más que centrarse en lo típico habla de la ruptura: ¿hasta qué punto se es capaz de llegar por olvidar a alguien?. Una película muy recomendable y amena que merece la pena por tratar un tema común de una forma tan original.



4 comentarios:

  1. Como siempre una gran entrada para una gran película.

    Por cierto me ha encantado ese comienzo con una cruzada contra el nombre jajajajaja

    ResponderEliminar
  2. A mi esta película me encanta, me pareció muy sincera al retratar ese desconcierto que se siente cuando tu pareja te deja. Me encantaría volver a verla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, retrata muy bien ese desconcierto usando una trama muy original.

      Eliminar