05 enero, 2016

Doctor Who. Temporada 9

ESTA ENTRADA CONTIENE SPOILERS

Que nada más empezar la temporada cometiesen el error de cambiar el destornillador sónico por unas gafas de sol casi podría verse como un mal presagio de lo que nos esperaba, pero la realidad es que esta temporada ha sido de sobresaliente en su mayor parte. Además, terminaron por volver al destornillador sónico. Como debe ser.

Esta temporada nos deja con capítulos con chicha, de esos muy interesantes que te dejan hasta con una sonrisa al acabar. Lo único malo de esto es que deciden abusar de los capítulos dobles, por lo que la tortura para saber el final de cada aventura es más larga.

Un personaje que aterriza con fuerza es Ashildr (Maisie Williams), que acaba volviéndose muy importante y, por lo que parece, imprescindible. Sin duda alguna, volveremos a verla en la siguiente temporada. En mi opinión, Ashildr, o Me, es un personaje con mucho carisma que, aunque no está a la altura de otros tantos personajes que han pasado por esta serie para demostrar todo su potencial, sí que dará mucho que hablar.


Creo que el acierto de esta temporada, que le da mil vueltas a la anterior, es que el Doctor recupera un poco el carácter amigable al que estábamos acostumbrados. En la octava temporada Peter Capaldi se metía en el papel de un Doctor serio, refunfuñón y un tanto belicoso, pero en esta, sin llegar a perder su esencia, podemos volver a ver ese carácter que nos falló en la anterior.

Como decía, los capítulos están a la altura, pero se guardan lo mejor para prácticamente el final. Con la muerte de Clara Oswald (Jenna Coleman) y el encierro del Doctor en un bucle infinito en el que se pasa billones de años antes de poder salir, acabamos por llegar al último capítulo con la esperanza de un apoteósico final. Y es ahí cuando todo vuelve a desinflarse.

No es porque el capítulo no sea interesante, es por la cantidad de cosas tan importantes para el transcurso de la serie que ocurren en sólo un capítulo y que no dan ni tiempo a asimilarlas -muchas de ellas es imposible que lleguemos a asimilarlas alguna vez -. No es sólo que de repente aparezca en Gallifrey, sino por la 'resurrección' de Clara. 

Clara no es de las mejores compañeras que ha tenido el Doctor, y no es que desease su muerte, pero que nos intenten meter con pinzas que es una de las más importantes en la vida del Doctor repatea. Y más cuando, al creer que todo ha acabado, la muchacha resucita para acabar robando otra TARDIS e irse a recorrer el espacio - tiempo por su cuenta. Vamos, que además resulta que ahora hay dos TARDIS de por medio. Como decía, demasiados cambios en el argumento de la serie para poco más de un capítulo.

Pero bueno, después de estos hechos que pueden gustarnos más o menos viene el especial de Navidad, que consigue que olvidemos un poco lo que ha ocurrido. La aparición de River Song (Alex Kingston) hace que se pasen todos los males al poder volver a ver una vez más al Doctor con su mujer. El capítulo nos deja con ganas de más, pero es una buena despedida para una temporada que, a pesar de todos sus fallos, no ha sido tan mala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario