12 diciembre, 2016

Westworld. Temporada 1


Allá por 1975 surgía Almas de metal, y cuarenta años después llega su adaptación televisiva. Westworld nos narra la historia de un parque temático centrado en el Oeste donde todos los personajes son androides y se puede hacer con ellos lo que se quiera, desde violarlos hasta matarlos a sangre fría. Los androides, obviamente, viven ignorando la realidad en la que viven y se despiertan cada mañana como si no les hubiesen pegado un tiro el día anterior.

Ya desde el principio algo así suena jugoso por todo lo que se puede tratar, pero ya lo juntas con rencillas del pasado y jugueteos con el tiempo y... ¡listo! Creas diez capítulos que no pierden en ningún momento el ritmo y que te mantienen pegado a la pantalla la mayor parte del tiempo.


Su éxito no reside sólo en un argumento bien hilado y, aunque que aparezcan caras conocidas como Anthony Hopkins, Ed Harris o Jimmi Simpson ayuda, parte de su encanto reside en lo potentes que son la mayor parte de personajes. Aunque todos actúan muy bien porque Westworld cuenta con un buen elenco, a mí me convencen especialmente los androides. De todos ellos, obviamente es Maeve (Thandie Newton) quien se come la pantalla, eclipsando gradualmente a Dolores (Evan Rachel Wood). Aun así, espero que en la segunda temporada otros personajes con un gran carácter como Armistice (Ingrid Bolso Berdal) o Hector (Rodrigo Santoro), adquieran más protagonismo.


Obviamente, la música, la fotografía y los efectos especiales también están bien cuidados. Se nota desde el principio que Westworld es una serie que busca triunfar desde el minuto uno. Ya hasta antes de estrenarse estaba causando polémica con su primer capítulo...


A mí me ha dejado con ganas de más. Ya no sólo por la trama, sino por ver si aparecerán otras épocas como en la película - cosa que, por el capítulo final, apunta a que será así -. En conclusión, una serie que apunta a lo más alto y que no hay perderse.




No hay comentarios:

Publicar un comentario