19 enero, 2018

Pussy Riot: Una plegaria punk


Título: Pussy Riot: Una plegaria punk
Título original: Pokazatelnyy protsess: Istoriya Pussy Riot
Año: 2014
Directores: Mike Lerner y Maxim Pozdorovkin
Género: documental



21 de febrero de 2012. Un grupo de mujeres entra en la Catedral de Moscú y da un concierto de menos de un minuto en el altar. Este hecho inicia el juicio contra tres integrantes del grupo feminista Pussy Riot; un juicio que puso de nuevo en el punto de mira la libertad de expresión en Rusia.

El documental cuenta todo el proceso jurídico, pero también nos pone en situación contando brevemente qué ha pasado antes. Explica un poco la situación política en Rusia, pero también se centra en la vida personal de las integrantes de un grupo que usaba la música punk como método de reivindicación política.


Con menos de una hora y media de duración, es perfecto para empezar a conocer una situación que dio mucho que hablar en su momento. Aun así, se hecha en falta una mayor profundidad del caso, ya que se toca demasiado por encima, contando lo que ocurrió para dejar al espectador que llegue a una conclusión propia, pero sin ser excesivamente subjetivos.

Desconocía la historia de las Pussy Riot, pero su nombre me sonaba, al igual que la estética que usan. Este documental ha hecho que me quede con ganas de conocer un poco más a este reivindicativo grupo, pero precisamente que te deje con ganas de más información puede ser un fallo en sí mismo, ya que no deja de ser un documental.


Algo que me ha gustado mucho, además de lo ligero que se hace, es el montaje. Es una parte fundamental para que el espectador se interese por la historia, y lo consigue con un montaje que no pasa desapercibido. No es que me considere muy fanática del punk, pero mete las canciones de las Pussy Riot en el momento indicado y hacer que se queden pegadas en tu cabeza.

Es el documental perfecto para conocer por encima la historia de este grupo, sobre todo de las tres chicas que acabaron en la cárcel acusadas de incitación al odio, pero deja con ganas de algo más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario