22 marzo, 2018

Jessica Jones. Temporada 2


Admito que, por norma general, me cuesta engancharme a las historias de superhéroes que se alejan de lo que vemos en la gran pantalla. Ni Agentes de S.H.I.E.L.D, ni Arrow ni Supergirl consiguieron despertarme el suficiente interés (independientemente de la compañía) para que dejen de estar en mi lista de "pendientes".

Pero el tratamiento que sigue Marvel con las series de Netflix hace que sean muy interesantes de ver. Quizás sea esa mezcla de un ambiente mucho menos heróico con los personajes de Marvel que parecían relegados a una especie de segundo plano lo que convierte tanto Daredevil como Jessica Jones en series de superhéroes que podrían enganchar a cualquiera.


Aunque me costó terminar la primera temporada de Jessica Jones, sobre todo porque se me hizo muy larga, no me dejó un mal sabor de boca. Después de tanto tiempo esperando, ya era hora de volver a disfrutar de las aventuras, y desventuras, de esta peculiar heroína.

Y, si en la primera me quejé de lentitud, esta vez me quejo el doble. La segunda temporada de Jessica Jones avanza lento, algo que deja de jugar a su favor y hace que perdamos el interés por la serie. De repente nos encontramos con que ya sabemos lo que debemos de saber, que todo el argumento está a la vista y, aun así, la serie no ha acabado. 


Con menos de diez capítulos se podría haber hecho una temporada muy interesante que ahondase en el pasado de Jessica (Krysten Ritter), pero todo acaba en una especie de quiero y no puedo que, aunque no puede tildarse de nefasto, llega a aburrir en ciertas partes.


Creo que parte del problema de esta temporada también reside en que no hay un malo malísimo; y esto, teniendo en cuenta que la serie empezó fuerte con un malo como Kilgrave (David Tennant), juega mucho en su contra. A Jessica le falta un villano de verdad, alguien que despierte su parte más heroica.

No diré que esta temporada me ha defraudado, pero sí es cierto que esperaba mucho más. Se podría haber hecho una historia interesante y profunda que no se hiciera tan extremadamente larga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario