12 junio, 2018

Por trece razones. Temporada 2


ESTA ENTRADA CONTIENE SPOILERS

Si la primera temporada de Por trece razones me dejó con sentimientos encontrados, esta sin duda ha conseguido hundir la serie de una forma que todos ya nos esperábamos. Lo que debería haberse quedado en una miniserie se alarga y pierde su esencia.


De esta forma nos encontramos ante una temporada previsible y que avanza excesivamente lenta. Una mezcla de ideas que no llegan a ningún lado y que nos hacen pensar que estamos viendo una mezcla entre Cómo defender a un asesino, Pequeñas Mentirosas y Entre fantasmas.

Por un lado está el hecho de que toda la temporada gire en torno al juicio. Lo que podía parecer una buena forma de continuar la historia sólo sirve para demostrar que no hay mucho más que contar. Esto se nota sobre todo en las incongruencias, en todos los detalles nuevos de la vida de Hannah Baker (Katherine Langford) que podrían aportar un poco de luz a su vida, pero no lo hacen.


A todo esto se le añade el tema principal de la serie: el acoso escolar. Sigo pensando lo mismo que en la primera temporada, y es que se puede hacer una historia sobre el bullying que muestre la crudeza de este sin tener que llevarlo a extremos que más bien recuerdan al personaje de A en Pequeñas Mentirosas.

Sin olvidar que encima está todo tan mal hilado que hay muchas cosas que se saben desde el principio que van a ocurrir, pero otras que ni siquiera dejan claro cómo han pasado. Y esto, unido al poco interés que despiertan algunos capítulos, hace que desconectes del todo.


Tampoco ayuda la forma de meter en esta temporada a Hannah Baker. Su fantasma entorpece la historia, y es la forma sencilla de hacer que la protagonista siga teniendo relevancia. Además, si su papel fuera mínimamente interesante aún habría un pase, pero es que encima toda la esencia de Hannah parece haber desaparecido en los nuevos capítulos. 

Quizás lo único bueno que se puede decir de esta temporada es que se nota que han ido un poco más de puntillas con los temas que trata, cosa que no es de extrañar teniendo en cuenta todas las críticas negativas que recibió en un primer momento.


 Aunque hay mensajes de la serie muy importantes, también hay muchos otros que se quedan cortos, por lo que cabe preguntarse si realmente han hecho una mejora en este aspecto o las opiniones hacia la primera han caído en saco roto.

Por trece razones podría acabarse ya que a nadie le iba a importar. Ya no hay nada más que contar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario